El cuento del trabajo


Dios nos ha hecho creadores. Mediante el trabajo participamos de la obra creadora de Dios y, en la medida que lo hacemos, establecemos relaciones de comunión, transformamos el mundo y nos transformamos a nosotros mismos humanizándonos.

A través de un largo periodo histórico el trabajo ha sido separado del hombre y vuelto contra él. En lugar de relaciones de comunión, el afán de poseer y de poder ha creado relaciones de explotación y dominio y estilos de vida que deshumanizan al explotador y al explotado. Hoy, estas relaciones marcadas por la precariedad y la flexibilidad, han roto la distinción entre tiempo de trabajo y tiempo libre; entre tiempo de trabajo y tiempo personal, familiar y social. Esta situación genera pobreza y pone serias dificultades al desarrollo normal de las personas y las familias.

El último de este proceso es la crisis actual, en la que la ambición sin límites de unos pocos están provocando el paro, la miseria y la injusticia de muchos, y un desastre ecológico sin precedentes.

El cómo hemos llegado hasta aquí es el contenido de este cuento.

elcuentodeltrabajo.pdf

Información adicional